Imágenes en contextos de violencia.

En 2018 estrenamos “Madres”[1], un documental sobre la lucha de madres, familiares y allegados de víctimas de  “gatillo fácil”, en Córdoba, Argentina, para lograr justicia por el asesinato de estos jóvenes en manos de la policía. El audiovisual se centra en tres historias:  Rodrigo , Güere y Exequiel. En estos tres casos el común denominador es que los jóvenes fueron asesinados por la policía y que las familias y allegados emprendieron un camino de lucha para esclarecer el caso, y acciones para legitimar sus memorias. Pero se diferencian en las situaciones contextuales que llevaron a sus muertes: Sánchez muere en un intento de robo, Barraza es asesinado en un supuesto intento de robo y a Pellico lo mata un policía en su barrio cuando paseaba con su primo en moto. Este último, es el único caso de gatillo fácil que llegó a juicio de los analizados en este trabajo. Los policías involucrados fueron condenados a cadena perpetua.

La necesidad de los familiares y allegados de re-construir y disputar las memorias de los jóvenes, proviene de en un contexto en el que “morir como perros” (Bermúdez, 2016) es una constante en el discurso de los familiares para referir a la crueldad ejercida sobre quienes son asesinados. Por otro lado, en un marco general donde estas muertes son posibles y percibidas como merecidas por la mirada social hegemónica sobre todo difundida por medios de comunicación masivos, los familiares y allegados deben llevar a cabo mecanismos para confrontar las significaciones que estigmatizan esas muertes y que las tornan merecidas. (Bermúdez, 2019).

“Es muy importante tener en cuenta el protagonismo que adquiere la fuerza policial en la producción de estas muertes y también en la producción de sentidos de estas muertes: causa la muerte; produce la versión del hecho que luego transmite la prensa hegemónica; ese hecho es tratado como hipótesis en la investigación judicial que, no casualmente, también es llevada adelante en la mayoría de los casos por la propia policía. Mirándolo así no parece extraño que las muertes de sujetos matables queden impunes”. (Crisafulli, 2020).

“Madres se basa en las investigaciones etnográficas que desarrolla desde hace más de diez años el Núcleo de Antropología de la muerte, violencia y política, dirigido por la Doctora en Antropología Natalia Bermúdez, en Córdoba, Argentina. El audiovisual se produjo en forma conjunta con los investigadores y un equipo de realización – del cual yo formaba parte – y se centra específicamente en la lucha de familiares de jóvenes varones de barrios populares de la ciudad de Córdoba que fueron víctimas de violencia institucional, más conocido como gatillo fácil. Asimismo, intenta mostrar el proceso íntimo de duelo y la búsqueda conjunta de justicia, sobre todo, de las madres.

Luego del estreno y la proyección del documental en diversas instancias: centros culturales, festivales de cine etnográfico, actividades previas a marchas en las que las madres protagonistas del documental participan, entre otras actividades; cuestiones relacionadas al vínculo entre imágenes y los procesos de las memorias de estos jóvenes asesinados por la policía y la visibilización de la lucha de familiares despertaron mi interés. Asimismo, conocer más en profundidad el proceso de producción de las imágenes y las posibilidades que en ese sentido permite u obtura un abordaje basado en la antropología compartida.

Las imágenes acompañan desde el inicio los pedidos de justicia y visibilidad de los casos de represión policial en las manifestaciones en el espacio público. Cuando un joven es asesinado, los familiares que deciden reclamar por esa muerte, politizar la muerte (Pita, 2010) eligen su propio repertorio fotográfico del joven asesinado. En general su cara, que se multiplicará en remeras, pegatinas y banderas. La foto del joven debe tener, sin embargo, determinadas características para que pueda ser luego reproducida en diversos soportes y sumarse así al repertorio de imágenes de rostros, que, lamentablemente sigue en ascenso. [2]

Las imágenes continúan acompañando la lucha, fotografías y videos, en general vinculados a las marchas (Marcha de la Gorra y Marcha del Gatillo Fácil) se rastrean fácilmente en internet, en general en cuentas de Facebook de organizaciones sociales o civiles que colaboran a la organización de estas manifestaciones públicas, o en cuentas personales de madres, amigos y familiares de las víctimas.

Pero esas imágenes que circulan sobre todo en redes sociales no son producidas por familiares, sino que en general son pensadas y llevadas a cabo por miembros de las organizaciones civiles que acompañan la lucha de los familiares.

¿Qué imágenes de los jóvenes eligen los familiares para que acompañe el su pedido de justicia? ¿Cuál es la importancia de esas imágenes para los familiares? ¿Dónde circulan esas imágenes? ¿Qué materialidades atraviesa? ¿Es posible reconocer esas imágenes como lugares de memoria? El repertorio de imágenes vinculadas a los casos, ¿de qué forma participan en las disputas de las memorias sobre lo sucedido? ¿Quiénes recuerdan a través de esas imágenes? ¿Qué se recuerda a través de ellas?

Estas preguntas atraviesan la investigación, que se lleva a cabo analizando material de archivo audiovisual y entrevistas con familiares y miembros de las organizaciones sociales que forman parte de los reclamos de justicia, en los casos analizados.

Material grabado durante el rodaje del documental “Madres”.

[1] Documental realizado en el marco de la Convocatoria “La Universidad proyecta”, del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación, Argentina. Se estrenó en 2018. Disponible en www.ceppa.unc.edu.ar/documentales.

[2] Según el último reporte de Correpi, organización con alcance nacional que anualmente presenta en lnforme de la Situación Represiva Nacional y mantiene un Archivo de Casos, en 2021 hubo un asesinato cada 17 horas por parte del aparato represivas del estado. Las muertes en lugares de detención y el gatillo fácil son las principales causas, casi el 70% y el 22% respectivamente. Este crecimiento de muertes en cárceles y comisarías en los últimos dos años, revirtió la tendencia en cuanto a fuerzas intervinientes, siendo los servicios penitenciarios las fuerzas con más casos con casi el 60%, seguidas por las policías provinciales con casi el 30%. Los jóvenes varones siguen siendo las principales víctimas de la represión, el 40% de las víctimas corresponde a la franja etaria de 15 a 25 años. (https://drive.google.com/drive/folders/1aRU3-NwH4LXuo-ML93BhFRsU_zmPz5mv. Acceso el 21/12/2021)


Bibliografía
BERMÚDEZ, N. (2019). Grutas y altares moralizados. O de cómo
territorializar las muertes violentas en sectores populares (Córdoba, Argentina). Corpus. Archivos virtuales de la alteridad americana
Vol. 9, No 2 | 2019.
CRISAFULLI, L. (2020). La Sangre Rebelada: duelo y muerte por Violencia Institucional. Revista Apertura N°3-2020. Secretaría Académica- Facultad de Filosofía y Humanidades.
PITA, M. V. (2010). Formas de vivir y Formas de morir, el activismo contra la violencia policial. Ciudad de Buenos Aires: Ediciones del Puerto-Centro de Estudios Legales y Sociales.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.